La inmediatez y los errores en el periodismo online

  • PR04_newpaper_050413_TRIANARUBIO

ficha Newpaper

La obra Newpaper (DEUSTO, 2012) relata desde el punto de vista de su autor, Albert Montagut, la revolución digital en la prensa Española. Su obra cuenta con el testimonio de importantes periodistas del panorama actual que han colaborado en el “cambio”. Newpaper trata numerosos temas, pero el que más me llama la atención es el de los errores ortográficos que se publican en internet debido, principalmente, a la inmediatez que el medio requiere.

Ortografía-y-gramática

Hace dos veranos, la entonces defensora del lector de El País, Milagros Pérez Oliva, en Errores y horrores de agosto, resaltaba las quejas por errores ortográficos en la edición digital. Añadía que “los lectores piden una mayor exigencia en el uso del lenguaje”. Así, para el director del diario, Javier Moreno: “El error más pequeño causa un grave daño a la imagen del diario”.

El error existe en cualquier actividad y por supuesto en el trabajo de los periodistas. Aunque el error es un instrumento de aprendizaje, el conocimiento de las causas y la búsqueda de soluciones deben ser las metas de cualquier equipo.

Josep Rovirosa, defensor del lector de La Vanguadia, señala al ritmo de trabajo de las redacciones como una de las causas: “El diario pretende la excelencia desde la imperfección de la inmediatez, pero eso no debe impedir que los textos estén bien escritos”. Para la Fundación Nuevo Periodísmo Iberoamaricano (FNPI), es importante la rectificación a tiempo: “Lo grave no es equivocarse, el error es no tomar las medidas inmediatas para pedir disculpas y hacer las correcciones necesarias”.

La evolución del periodismo hacia los medios digitales introduce nuevas dimensiones en la valoración de los errores. Mario Tascón aconseja la participación de los periodistas en las plataformas de comunicación y las redes sociales y en el libro Escribir en Internet, explica que “el principal error es escribir en Internet sin ser conscientes que es una actividad pública que ven los demás y que está en juego nuestra imagen en cómo lo hacemos y en lo que decimos”.

Efectos negativos de los errores

Este tipo de errores pueden tener consecuencias negativas. El empresario de Internet Charles Ducombe apostilla que con una mala ortografía las ventas pueden caer hasta un 50%, pues cuando se vende o se comunica en internet, el 99% del tiempo se usa la palabra escrita. Los lectores llegan a no seguir leyendo el texto incorrecto o, incluso dejan de comprar, o enlazar en internet, el diario afectado. En ese sentido, Pérez Oliva opina que con los errores los lectores se pueden sentir menospreciados.

Ejemplos y causas

Pérez Oliva identifica a los errores ortográficos como “los que más enfadan a los lectores”. Para ella también abundan los que “desafían toda lógica, lo cual indica que son fruto de la dejadez o el descuido e, incluso, demuestran ignorancia”. En las conclusiones del seminario online organizado por la FNPI, “Como rectificar un error en medios digitales y redes sociales”, destaca algunas causas: anticipación o prisa en dar la noticia, imprudencia, no verificación de la información y errores ortográficos.

Pérez Oliva considera que cuando un error llega al lector significa que han fallado todos los mecanismos de seguridad. Es necesario localizar el origen: “hay problemas de exigencia individual, de supervisión y también de formación”. Para ella, “la edición digital aparece como la más vulnerable”. Por otro lado, Magí Camps, redactor jefe de Edición de La Vanguardia, considera que los periodistas de su diario escriben correctamente y que “bajo la presión del cierre, se hace difícil garantizar que no haya una palabra repetida, una concordancia que chirríe o una hache más o menos”.

Las medidas

errores-ortograficos-en-internet

Los diarios disponen de estrategias contra el error ortográfico. La base es el control del texto, su calidad y las reacciones de los lectores por parte del autor de la información y su rápida actuación, una vez conocido el error. Localizarlo rápidamente también depende de los correctores profesionales y es clave una sólida formación en las facultades de periodismo y consultar manuales como La ortografía básica de la lengua española.

En las ediciones online, los redactores conocen pronto los comentarios de los lectores, aunque no siempre corrigen con igual velocidad los errores. Igualmente el defensor del lector desempeña un papel activo en su conocimiento, donde los fallos de ortografía ocupan un espacio destacado, y su traslado a la redacción. Los diarios también utilizan el apartado de Fe de Errores para comunicar las correcciones realizadas.

Una vez enmendado, ¿el error desaparece? No, si lo han incorporado otros sitios web no tan exigentes con la calidad de la información. Pasa a engrosar los contenidos que circulan por internet, origen de otros errores. A propósito la FNPI manifiesta: “El ritmo de los medios digitales pone a los periodistas en una situación de constante riesgo en la que un simple clic puede significar el desprestigio de su trayectoria”.

Titulares que inspiran la lectura de Newpaper:

  • La profesión de periodista está cambiando al compás de las nuevas tecnologías
  • El periodismo de los últimos 20 años analizado por sus protagonistas
  • La prensa se adapta al nuevo periodismo tecnológico
  • La cronología de Montagut facilita la comprensión de la historia reciente del periodismo
  • Montagut expone cómo internet cambió la historia del periodismo
  • La crisis económica acelera el cambio en el negocio de la prensa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s